Inicio País Pescador y Medina Viedas, relanzados en Sinaloa

Pescador y Medina Viedas, relanzados en Sinaloa

980
0
Compartir

* Con gran despliegue mediático, reciben doctorado honoris causa en pleno auge por la sucesión en ese estado

ROGELIO HERNÁNDEZ LÓPEZ  /

 

Culiacán.- No pareció casual que la Universidad Autónoma de Sinaloa haya otorgado sus máximos reconocimientos, en tiempos preelectorales, a José Ángel Pescador Osuna y Jorge Fausto Medina Viedas: “dos sinaloenses de gran estatura moral e intelectual” como resaltó el rector Juan Eulogio Guerra Liera al entregarles sendos doctorados honoris causa en una ceremonia rebosante de boato y significancias políticas.

Fue un relanzamiento de dos académicos muy políticos de presencia nacional, más que los cuatro personajes locales que autoestimulan sus posibilidades de llegar a la gubernatura de Sinaloa –interpretó este viejo reportero de asuntos políticos mientras observaba el desarrollo de la liturgia académica en una universidad que hace política abiertamente desde hace medio siglo–.

SIGNIFICANCIAS

La primera significancia se configuró paulatinamente con una efectiva campaña de difusión previa y con los cientos de invitaciones personalizadas, desde semanas antes.

Eso, más las personalidades de los doctorantes, hicieron que el enorme auditorio central de la Universidad Autónoma de Sinaloa (UAS) sobrepasara su capacidad de cupo para un ritual investido de académico ese 4 de diciembre.

Estaban allí el Consejo Universitario en pleno; además de cientos de sinaloenses de otras actividades, llegamos decenas de invitados seleccionados cuidadosamente, desde varias entidades: autoridades de la SEP, rectores y otros personajes de instituciones educativas, entre los que destacaron José Enrique Villa Rivera y Enrique Fernández Fassnacht (IPN).

La relevancia política se resaltó porque la ceremonia ocurrió en el mero proceso de sucesión de poderes ya adelantado en todo el estado. Aumentó, más con la presencia del gobernador Mario López Valdez quien llegó puntual y aguantó, sin muestras de tedio, las casi tres horas del acto.

Igual que él acudieron secretarios de su gabinete como el perredista Juan N. Guerra, diputados locales, autoridades municipales, reporteros, columnistas y grupos de trabajo de medios de prensa de la mayoría de medios de municipios y la capital.

En momentos políticos como el que transcurre en la entidad, la ceremonia de honorabilidad fue  bien planeada, pródiga de recursos tecnológicos (dos videos especiales, dos mega pantallas, equipos para trasmisión simultánea). La ceremonia fue trasmitida en vivo por varios canales de televisión y estaciones de radio. Como pocos eventos y menos universitarios.

Los públicos diversos allí concentrados completaron el boato con cada uno de las decenas de aplausos que prodigaron –algunos más prolongados y estentóreos para los doctorantes–.

Todo junto hizo que se crecieran aún más estos dos personajes que, sin ser políticos de tiempo completo, tienen más reconocimiento nacional que muchos de los que se promueven para la gubernatura. Por eso el rector Juan Eulogio Guerra Liera subrayó que son “dos sinaloenses de gran estatura moral e intelectual”.

Y las disertaciones de JAPO y Jorge Fausto, ratificaron que no apaciguarán la terquedad que han mostrado en sus 70 años ya cumplidos, y menos en tiempos de efervecencia política y de una “gran reforma educativa, bien diseñada pero mal conducida”, como explicó José Ángel Pescador Osuna (JAPO), y de “nuevos amagos a la autonomía de las universidades por maltrato presupuestal”, como acusó Jorge Fausto Medina Viedas. Ambos crecieron, aún más.

José Ángel Pescador Osuna nació en 1945, (JAPO, como le dicen familiares y amigos) para quien no lo sepa, es maestro normalista, licenciado en economía por el ITAM, con maestrías en educación y candidato a doctor en economía de la educación por la Universidad de Stanford.

Ha sido Director General de Investigación Educativa, Director General de Educación para Adultos, Rector de la Universidad Pedagógica Nacional, vicerrector de la Universidad Iberoamericana y Secretario de Educación Pública.

En cargos de elección popular ha sido diputado federal a la LIII Legislatura de 1982 a 1985 y presidente municipal de Mazatlán de 1987 a 1989, así mismo fue cónsul general de México en Los Ángeles, California y subsecretario de Población y Servicios Migratorios de la Secretaría de Gobernación.

En 2010 recibió el nombramiento de coordinador estatal de la Comisión Estatal para la Conmemoración del Bicentenario de la Independencia Nacional y el Centenario de la Revolución Mexicana. De 2011 a 2015 fue presidente de El Colegio de Sinaloa. Es integrante del Consejo Técnico del Instituto Nacional para la Evaluación de la Educación, “un cargo que se gana a pulso”, resaltó él mismo en el podio.

En su discurso JAPO refirió su preocupación central de muchos años: la reforma educativa.

Dijo, es la más completa que se ha conocido en el siglo XX y XXI, pero está mal conducida. Aunque es reforma administrativa tiene la bondad de la evaluación pero se conocen más las sanciones que sus bondades. A los maestros que se resisten, hay que entenderlos como disidentes y por eso hay que escucharlos con responsabilidad. Hay que conducir de modo tal que no se permita la imposición del autoritarismo pero tampoco del asambleísmo.

Jorge Fausto Medina Viedas, (1945) cursó secundaria, preparatoria y la licenciatura de Derecho en la Universidad Autónoma de Sinaloa, donde además  ocupó distintos cargos hasta que fungió como rector entre 1981 a 1985. Esto es que gran parte de su trayectoria estudiantil, docente y como funcionario ocurrió en los tiempos de efervescencia, conflictos y movilizaciones estudiantiles y políticas de los años 60 y 70. Y lo hizo como militante del Partido Comunista Mexicano.

Es doctor en Ciencias Políticas por la Complutense de Madrid. Pasó por varias universidades como profesor y directivo, de la Benemérita Autónoma de Puebla, de la Autónoma de Baja California; fue investigador del Centro Español de Estudios de América Latina en Madrid. Fue fundador y coeditor de la colección de clásicos de la biblioteca del universitario en la Universidad Veracruzana, donde fue asesor de la rectoría de 2002 a 2013.

Buena parte de su trayectoria la ha dedicado a la comunicación y el periodismo. Ha sido analista, cronista y editor en unomásuno, La Jornada, El Nacional, Excélsior, El Día y Milenio. En este último fundó el suplemento Campus que obtuvo en dos ocasiones el Premio Nacional de Periodismo. Ha sido director de general de RTC de la Segob, del IMER, de Notimex y de Comunicación Social de la Segob y de la SEP.

En su discurso, Jorge Fausto resaltó como logro la segunda obtención de la autonomía de la UAS para colocarla en la modernidad y ante los amagos de transgredirla, añadió “hoy, como ayer, nunca lo vamos a permitir.

“El problema de los recursos financieros es uno de los problemas más graves (…) como lo dicta la experiencia: menos subsidio es menos autonomía y una menor posibilidad de desarrollo académico y científico, y en el cumplimiento de sus funciones y metas. La autonomía no es un capricho es una necesidad académica y una ética, una fortaleza de las universidades”.

 

 

 

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here