Compartir

* Pide a delincuentes “que piensen en sus hijos, y que ellos también fueron niños”

 

SANTIAGO HERRERA  /

 

Acapulco, 12 de noviembre de 2017. Como “algo muy triste y deplorable” calificó el arzobispo de Acapulco, Leopoldo González González, la situación que azota al municipio de Chilapa, en donde se han suspendido las clases en las escuelas debido a la violencia.

En declaraciones durante su conferencia dominical, en las oficinas de la catedral del zócalo, el prelado se refirió a la situación como “algo muy triste y deplorable”, al mismo tiempo que invitó a “quienes están haciendo este daño, que piensen en sus hijos y que piensen que también ellos fueron niños, que necesitaron de alguien que los cuidara, de alguien que los guiara”.

En fechas recientes, la situación de violencia ha mantenido sin clases a esa zona, a tal grado que el gobernador del estado, Héctor Astudillo Flores, dejó abierta la posibilidad de  el Ejército Mexicano realizara un operativo permanente en las escuelas, similar al que se tiene implementado en Acapulco, en donde los militares se mantienen apostados a las afuera de las escuelas durante los horarios de clases.

El prelado se refirió a las personas que mantienen la violencia, diciéndoles que “ellos tienen niños también, tienen familia, alguien que cuidar y con ellos todos los demás hogares tienen a sus pequeños, que necesitan de la escuela para poder desarrollar las capacidades necesarias y aquellas actitudes que ayudan a vivir”.

Por otra parte, sobre las declaraciones dadas por la secretaria del Consejo Estatal de Seguridad Pública, Nybia Solís Peralta, en donde indicaba que alrededor de 600 policías municipales en el municipio no tienen aprobados los exámenes de confianza, González González señaló que contar con elementos confiables, es un esfuerzo exigido por la sociedad, pues era “algo que se perdió y se tenía”.

“Esta confianza se ha perdido, o mas que perdido ha disminuido, porque algunos de ellos han hecho alianza con quien ataca a la sociedad, esto lo hemos sabido, la conducta de estos policías o de estas personas encargadas de orden, no solo daña a sus compañeros, a quienes ponen en un riesgo mayor, a tantos policías, a tantos guardianes del orden que pues también están perdiendo su vida defendiendo la nuestra, sino que junto a eso, resta la confianza de la sociedad en ellos”, expresó.

Respecto al recién emitido, presupuesto de egresos de la Federación para el estado de Guerrero, el cual no tuvo los recortes en los rubros, como se esperaba, el arzobispo hizo un llamado a “respetar de una manera casi sagrada, la intencionalidad del rubro que se está manejando”, así como también para “la transparencia en el manejo”.

 

 

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here