Compartir

 

* Médicos, trabajadores, pacientes y hasta vendedores protestan por el cambio

SANTIAGO HERRERA   /

 

Acapulco, 6 de diciembre de 2017. Unos 40 trabajadores, médicos y pacientes del Hospital General, que se ubica en avenida Ruiz Cortines, se manifestaron en contra del cierre del inmueble, porque serán enviados al nuevo edificio que se construyó en el poblado de El Quemado.

Además de que no se quieren trasladar al nuevo nosocomio, pacientes se quejaron de la falta de medicamento y manifestaron que trasladarse al nuevo hospital implica más gasto y consideraron que está en una zona insegura.

Los trabajadores y pacientes portaban cartulinas con diferentes mensajes en donde se leía su rechazo al cierre del Hospital General y proponen que se contrate a nuevos trabajadores.

“Sr. Gobernador los ciudadanos acapulqueños no permitiremos el cierre de este hospital”, se leía en algunas pancartas, así como la “diputada federal Beatriz Vélez Núñez ¿por qué quiere cerrar este hospital?”, y gritaban consignas contra el cierre.

El médico ortopedista Javier Flores Juárez, aseguró que 95 por ciento de los trabajadores están en desacuerdo con el cierre del hospital, y que no están dispuestos a irse al nuevo, el cual se construyó en el poblado El Quemado, que ya entrará en función.

“Sabemos que el hospital se cierra el 18 de diciembre”, dijo el médico, sin embargo ellos van a seguir dando atención médica a pesar que las autoridades no quieran.

Flores Juárez declaró a reporteros que “este hospital tiene mil 400 trabajadores, y el 95 por ciento no quiere irse, porque nos conviene a todos, a nosotros como médicos pero también a la población; tener un hospital cercano es lo mejor”.

“Pueden funcionar los dos, pedimos que este no se cierre, tener los dos es mejor, porque este hospital siempre está lleno y necesita que le ayude atender a los pacientes. Que contraten a más personal, hay gente que puede irse, que se vaya” dijo.

En tanto el trabajador Guillermo Ramírez Solís aseguró que el nuevo hospital no cumple con el número de camas que se dice tendrá, además de que aún no está en funcionamiento y “ya le están haciendo sus parches porque no tienen un área de residencia médica y van habilitar un almacén”.

Reprochó que la secretaria del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Salud sección 36, Beatriz Vélez Núñez, esta para defender a los trabajadores no a la autoridad, “no sé si le estén dando dinero o los están tostoneando”.

Incluso, a la protesta se unieron vendedores de comida que se ubican a las afueras del hospital, debido a que señalan, tendrán pérdidas considerables en sus ventas con el cambio del nosocomio.

 

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here